lunes, 30 de julio de 2007

Caña con ruda para ahuyentar los males

Una copita bebida en ayunas el 1° de agosto es rito nostálgico propiciatorio de buena salud para todo el año.
La ruda es una planta muy conocida en todo el país, que se caracteriza por un olor muy penetrante y a la cual la creencia popular le atribuye propiedades mágicas y terapéuticas. Entre las primeras, las de alejar la mala suerte, por lo que es común verla en los jardines o plantada en macetas; también es utilizada como amuleto y se lleva un pequeño gajo en el bolsillo avalando la creencia de que ahuyenta a los espíritus maléficos. Respecto de sus propiedades terapéuticas, ya eran mencionadas en tiempos de Plinio, Guadencio y Galeno, entre otros personajes de la antigüedad. Por estas latitudes se utilizó el zumo de sus hojas machacadas para prevenir picaduras de arañas, avispas, abejas y alacranes. El té que se hace con sus hojas se toma como remedio para la angina, los parásitos y para calmar los dolores de vientre.
Es costumbre popular muy arraigada -sobre todo en Misiones- poner a macerar hojas de ruda en una botella con caña, aguardiente hecho generalmente con caña de azúcar, y el 1° de agosto tomar una copita en ayunas, como preservativo para evitar enfermedades el resto del año.
El beber caña con ruda el 1° de agosto es un rito propiciatorio de buena salud. Eso sí: se debe beber sólo una copita, no toda la botella, porque el efecto sería el contrario al que predica la costumbre.
¡Salud, queridos nostálgicos!