martes, 9 de octubre de 2007

Jorge Vecchio, un nostálgico que embocó la idea en Argentina

El billar o pool es un deporte que se practica en una mesa con tablero de pizarra tapizada, sobre el cual pueden rodar un número variable de bolas, confinadas sobre su superficie mediante tableros perimetrales recubiertos en la parte de contacto con las bolas por bandas de material elástico. Tuvo su participación para las Olimpíadas del 2004, aunque no llegó a ser incluido en ellas. En esas largas charlas de amigos, al recordar con nostalgia dos buenas películas que muestran el juego del pool o billar, sin dudas, hay dos que están en nuestro álbum retro: “El buscavidas”, dirigida por Robert Rossen en 1961, supuso que al nombre de Paul Newman se le asocie inmediatamente con el mundo del billar. El actor, da vida al personaje de Eddie “Relámpago” Felson, un especialista de las mesas verdes que se gana la vida superando a otros jugadores menos hábiles. Pero la historia comienza de veras cuando decide enfrentarse con el Gordo de Minnesota (Jackie Gleason). Toda una batalla de toques y compostura.
Precisamente es de este aprendizaje de donde Eddie Felson consigue, no sólo su gloria, sino todo un modo de vida que aparecerá renacido en la película de Martin Scorsese “El color del dinero” (1986). Ahora Newman es dueño de un bar en el que no faltan las mesas de billar. Un joven Tom Cruise se deja ver como un brillante jugador, que se gana algunos dólares, como lo hiciera, 25 años antes, Felson, quien decide apostar por el chico. Una verdadera opción: ser un relámpago. Si se es realmente bueno en algo, sacarle partido y ganar dinero con ello; tragarse el orgullo, perder a veces, para ganar cuando el botín es mucho mayor. Dos historias, que es una sola, la de un hombre que pasó de tener su hogar en la consigna de una estación, a vérselas con esa clase de jugadores que saben que, en la vida, hasta la suerte es un arte. Nunca es tarde para aprender, ni para enseñar, ni para arañar un puñado de dinero haciéndose el encontradizo. Una lección magistral tras otra, en cada personaje principal o secundario. Media vida entre estreno y estreno, que uno ve pasar clara, como si fuera suya, al regresar a aquellos ojos claros.
Algo más que un pasatiempo, dos películas con gran aceptación por parte de crítica y público, recomendadas para aquellos que, además de ver buen cine, gustan de hacer filosofía; la filosofía del billar, como uno de esos camaradas que todos tenemos lo diera en llamar.
Desafío de "El Clan de la Nostalgia": ¡Hacemos un "partidito on line"!

Games by Miniclip - Deluxe Pool
Deluxe Pool

Velocidad y precisión son la clave del éxito.

Juega ahora contra Jorge Vecchio!!
Desarrollar el producto en Argentina, fabricarlo en serie, encontrar el mercado y hallar el canal de comercialización, todo en un solo envión y en poco tiempo, es el sueño dorado de cualquier emprendedor. Nuestro querido amigo y oyente del programa, el cordobés Jorge Vecchio se ha ganado el derecho a decir que aplicó de un manotazo todo lo que enseñan los manuales de marketing que jamás leyó. Sus mesas multifunción permiten jugar al pool, al ping pong o a la ruleta y, además, convertirse en centro de reunión para 16 comensales. En mi opinión, la profesión de Jorge Vecchio es una pasión. Es una mezcla de juventud, nostalgia retro, pasión y deporte. Con decirles que hasta su página en internet tiene una "cortina" instrumental de un tema de Miguel Mateos, de los "ochentosos", que te hace tararear el estribillo cantado en inglés "Bring back your love... to me!". Imperdible.
Conocé el trabajo de Jorge Vecchio en Argentina haciendo click aquí.