lunes, 26 de mayo de 2008

El libro negro de los famosos

Elvis Presley y su amante gay, Marylin Monroe y su aventura lésbica, Bette Davis y su homicidio, James Dean y su pedofilia, Cary Grant y su incesto... ¡Nadie zafa en el libro "Hollywood Babylon: It's Back!"!

Cualquier E! True Hollywood Story es una mala anécdota al lado del libro que acaban de publicar los autores Danforth Prince y Darwin Porter, Hollywood Babylon: It's Back!, una polémica, completa y candente colección de chismes prohibidos que mancha a una centena de actores de Hollywood y famosos en general.
La idea no es nueva. Ni siquiera el título: Hollywood Babylon, en realidad, fue un libro publicado en 1959, escrito por el ocultista y director de cine bizarro Kenneth Anger, uno de los creadores más innovadores y desconocidos del cine del siglo XX, antecedente directo de John Waters. Al ser tildado de raro y depravado por sus colegas de la industria, Anger se descargó con un libro en el que mandó a todos al frente, una verdadera biblia del escándalo. En 1984, incluso, publicó el segundo volumen.
Pero Anger ya está retirado (él mismo dijo que sufre un cáncer de próstata y que espera morir en la Noche de Brujas de 2008) y Prince y Porter son los que tomaron la posta. En Hollywood Babylon: It's Back! recopilan datos explícitos y fotografías poco conocidas, incluidas desnudos frontales de Mick Jagger, Daniel Radcliffe, Ewan Mc Gregor, John Malkovich, Richard Gere y Arnold Schwarzenegger, entre otros. Y es posible que quisieran tener las de Johnny Depp (a quien se conoce como "Donkey D-" en los vestuarios, según anotan los autores) y las de Sean Connery (que, posando desnudo para estudiantes de arte, provocó que uno de ellos dijera: "Su tamaño me sorprendió tanto que se me cayó el lápiz").
Azote de los famosos, Prince y Porter también recogen detalles privados de esos que se guardan bajo siete llaves. Amoríos de todo tipo, a saber:

- Elvis Presley mantuvo un romance gay con Nick Yuma (actor de la serie de televisión The Rebel).
- James Dean tuvo una relación con un adolescente de doce años a principio de los '50 (un dato que aportó el director Elia Kazan: "He conocido a muchos actores que tuvieron una vida sexual agitada, pero nadie era tan depravado como Dean").
- Marylin Monroe (¡cuándo no!) le confesó a su compañera de cuarto, Shelly Winters, que había tenido un touch & go con Joan Crawford, pero que no quiso continuar porque "Crawford le quería hacer cosas que ninguna mujer debería hacerle a otra mujer". Además, la Monroe habría tenido un affaire con el futuro presiente republicano Ronald Reagan (para disgusto del demócrata JFK).
- Cary Grant habría tenido una relación incestuosa con su hijastro, Lance Reventlow.
- Ivor Novello, actor y compositor de principios de los años '30, pasaba ratos íntimos con... ¡Winston Churchill!

Y, por si fuera poco, los autores también tienen sus capítulos policiales. Ahí, cuentan la extraña travesía del cadáver de una actriz y cantante, objeto del cariño necrofílico de un fan. No hablan del de Eva Perón, sino del de Judy Garland. Y rescatan la historia del juicio que se le siguió a Bette Davis por homicidio. La famosa actriz estaba acusada de matar de un golpe en la cabeza a su propio marido, Arthur Fanrsworth, pero el jurado, integrado por seis hombres que confesaron ser sus admiradores, la encontró inocente. Resta ver si los autores Danforth Prince y Darwin Porter gozarán de esa suerte frente a la avalancha de demandas que ya les está cayendo.