miércoles, 18 de junio de 2008

A 30 años de Argentina Campeón Mundial 1978

Fecha: 25 de junio de 1978
Estadio: Monumental, River Plate


Argentinos y holandeses disputaron una final a cara de perro en la fría Buenos Aires. Dientes apretados, un estadio repleto y los goles decisivos de Mario Kempes dieron vida a una jornada histórica para el fútbol Albiceleste en la Copa Mundial de la FIFA 1978.

La XI Copa Mundial de Fútbol se desarrolló en Argentina, entre el 1 y el 25 de junio de 1978. La Copa del Mundo volvía así a Sudamérica por primera vez desde 1962. El torneo fue disputado en 6 estadios, repartidos en las ciudades de Buenos Aires, Rosario, Mar del Plata, Córdoba y Mendoza. La mascota de este mundial fue Gauchito y la pelota oficial sufrió un cambio revolucionario con la aparición de la Adidas Tango. Esta pelota se convirtió un clásico del diseño que iba a perdurar durante cinco mundiales, y contaba con mayor impermeabilización que los diseños anteriores. El torneo se jugó con el mismo sistema de eliminación que en Alemania Federal 1974: un sistema de grupos en la primera ronda donde los dos primeros de cada grupo clasifican al sistema de grupos de la segunda ronda, donde se definen los dos finalistas. La gran final se jugó entre Argentina, que clasificó ganando 6:0 a la selección peruana el cual es considerado como uno de los partidos más polémicos de todos los mundiales, y los Países Bajos. Fue un partido muy disputado en que los equipos debieron ir a tiempo suplementario, ya que en los 90 minutos habían empatado 1:1. Finalmente, con goles de Mario Kempes y Daniel Bertoni la selección albiceleste se impuso por 3:1, levantando la copa por primera vez, luego de que se le había escapado en la Copa Mundial de Fútbol de 1930, al ser derrotada por 4:2 ante Uruguay.

Antecedentes
Argentina, que llevaba muchos años buscando el derecho de celebrar la Copa Mundial, lo consiguió finalmente en 1978 en julio de 1966 en un Congreso de FIFA en Londres donde también se le dio la sede de las ediciones de 1974 y 1982 a Alemania Federal y España respectivamente, tras frustrados intentos en 1938, 1942, 1962 y 1970. Este hecho produjo actos de repudio en muchos países europeos, donde se organizaron protestas y acciones de boicot a este torneo, a causa de los miles de casos de violaciones a los derechos humanos realizados por el Régimen Militar en el llamado Proceso de Reorganización Nacional en el poder de la nación argentina desde 1976. El gobierno, sin embargo, obtuvo el apoyo de la FIFA y logró llevar a cabo el evento, el que sufrió las ausencias de Johan Cruyff y Paul Breitner, quienes se negaron a participar por motivos políticos. Además,en señal de protesta,los jugadores del equipo de Holanda se negarían a saludar a los jefes de la dictadura argentina a la hora de recibir las medallas por el sub campeonato obtenido, y previamente a la final, se reunieron con las Madres de Plaza de Mayo. En el país se vivía el apogeo de la Guerra Sucia y existía un fuerte clima de terror, mientras la violencia no daba signos de ceder. El mismo Comité Organizador enfrentó problemas: Omar Actis, designado por la Junta Militar para dirigir el Ente Autárquico Mundial '78 (EAM) junto al almirante Carlos Alberto Lacoste, fue asesinado el 19 de agosto de 1976. Este hecho fue atribuido en un inicio a movimientos guerrilleros, pero luego fue descubierto que se debió a rencillas con Lacoste por el manejo de fondos para el Mundial. Mientras Actis quería un mundial austero, Lacoste quería que fuera impresionante. Tras el fallecimiento de Actis, el puesto quedó en manos del general Antonio Merlo, quien se dejó influir por el marino. Las cifras del torneo superaron los 700 millones de dólares que se invirtieron para remodelar los estadios de River Plate, Vélez Sarsfield y Rosario Central, la construcción de tres estadios nuevos y el mejoramiento de aeropuertos, sistemas de comunicaciones e infraestructura hotelera. Por otro lado, Canal 7 Argentina fue mejorado para poder transmitir a color por primera vez el torneo y fue renombrado ATC. Si bien la inversión fue indudablemente alta para un país empobrecido, estuvo muy lejos de alcanzar los valores de Mundiales posteriores.

Más información: ARGENTINA LOGRA SU PRIMERA COPA DEL MUNDO.