sábado, 4 de abril de 2009

A 41 años del asesinato de Martin Luther King, Jr. en Memphis, Tennessee (EEUU.)

MEMPHIS, TENNESSEE, EEUU.- El Doctor Martin Luther King Jr. fue asesinado aquí el 4 de abril de 1968. El periodista Horacio Cambeiro y el locutor e historiador Víctor Aroldo lo recuerdan desde el lugar donde se cometió el magnicidio, el ahora famoso Motel Lorraine, donde el Reverendo King fue asesinado. Actualmente es el Museo Nacional de Derechos Civiles en los Estados Unidos.
Miles y miles de visitantes llegan en este día sábado al histórico lugar, haciendo honor a la canción que una vez interpretara el grupo irlandés U2: "Orgullo, en el nombre del amor" (Pride, in the name of love) dedicada a la memoria de Martin Luther King Jr.
Es un hermoso día soleado hoy aquí en Memphis y a la tarde nos vamos a trasladar de nuevo al Motel Lorraine para acudir al minuto de silencio y recordatorio de este Premio Nobel de la Paz.

Informe junto al locutor Víctor Aroldo Velásquez desde Memphis



Asesinato

A King le dispararon a las 6:01 p.m. el 4 de abril de 1968 mientras estaba de pie en el balcón del segundo piso del motel. La bala entró por su mejilla derecha, rompiendo su mandíbula y viajando para abajo por su espina dorsal antes de alojarse en su hombro. De acuerdo al biógrafo Taylor Branch, las últimas palabras de King en el balcón fueron para el músico Ben Branch (no es pariente de Taylor Branch) quien estaba programado para tocar esa noche en el evento al que King atendería: "Ben, asegúrate de tocar Take My Hand, Precious Lord esta noche en la reunión. Tócala realmente hermosa." Los amigos que se encontraban en el interior del cuarto del motel escucharon los disparos y corrieron al balcón para encontrar a King en el suelo. El Reverendo del lugar, Rev. Samuel "Billy" Kyles, a la casa de quien King se dirigía, dijo que al ver a King caer al piso corrió a otro cuarto del motel para llamar a una ambulancia. Sin embargo, nadie lo atendió por lo que corrió y le gritó a la policía para que llamaran a una por sus radios. Posteriormente se dio a conocer que el operador del hotel que lo debió haber atendido, sufrió un ataque cardiaco al ver a King baleado, por lo que no pudo operar los teléfonos. King fue declarado muerto a las 7:05 p.m. en el Hospital St. Joseph.

Efecto inmediato

El asesinato llevó a una ola de revueltas y protestas a nivel nacional en más de 60 ciudades alrededor de Estados Unidos. Cinco días después, el Presidente Lyndon B. Johnson declaró un día de luto nacional por la pérdida del líder de los derechos civiles. Una muchedumbre de 300.000 personas asistió a su funeral ese mismo día. El Vice-President Hubert Humphrey asistió en nombre de Lyndon B. Johnson, que estaba en una reunión sobre la Guerra de Vietnam en el Campo David. (Se temía que Johnson podría ser lastimado por los demostrantes o podría haber abusos debido a la guerra, si es que este asistía al funeral.) A pedido de la viuda, Coretta Scott King, King mismo fue el encargado de hablar: su último sermón en la Iglesia Bautista de Ebenezer, una grabación de su famoso sermón 'Drum Major', dado el 4 de febrero de 1968, fue reproducido en su funeral. En ese sermón hace un pedido para que en su funeral no se mencione ningún premio y honor por él recibido, pero que se dijera que intentó "alimentar al hambriento", "vestir al desnudo", "estar en lo correcto sobre la cuestión de la guerra [de Vietnam]", y "amar y servir a la humanidad". Por solicitud de King, su buena amiga Mahalia Jackson cantó su himno favorito, "Take My Hand, Precious Lord" (Toma mi mano, precioso Señor) en su funeral.
De acuerdo al biógrafo Taylor Branch, la autopsia de King reveló que si bien él tenía 39 años de edad, su corazón era el de una persona de 60 años, evidenciando con ello el estrés que soportó durante 13 años en el movimiento de derechos civiles.
Después del asesinato la ciudad logró llegar rápidamente a un acuerdo favorable para terminar la huelga. Pero desde allí, en Memphis -y en el mundo- ya nada sería igual.

Escenas del Lorraine Motel en Memphis, Tennessee. Víctor Aroldo Velásquez y Horacio Cambeiro en el histórico lugar.


Los acontecimientos recientes

En 1997, el hijo de Martin Luther King, Dexter King se reunió con Ray y apoyó públicamente los esfuerzos de Ray para que obtuviera un nuevo juicio.

En 1999 la viuda de King, Coretta Scott King, junto al resto de la familia de King, ganaron un juicio civil por muerte equivocada contra Loyd Jowers y "otros co-conspiradores desconocidos". Jowers afirma que recibió $100.000 para arreglar la muerte de king. El jurado, compuesto por seis blancos y seis negros encontró a Jowers culpable y que "agencias del gobierno formaron parte" en el plan de asesinato. William F. Pepper representó a la familia King en el juicio.

El biógrafo de King, David Garrow, está en desacuerdo con las alegaciones de William F. Pepper, en las cuales el gobierno habría asesinado a King. Gerald Posner, escritor sobre el asesinato de King, apoya a Garrow.

En 2000, el Departamento de Justicia de Estados Unidos completó la investigación sobre las afirmaciones de Jowers, pero no encontró evidencia que respaldara las alegaciones sobre una conspiración. El informe de la investigación recomienda que no se hagan nuevas investigaciones a menos que se presenten nuevos hechos confiables.

El 6 de abril de 2002, el New York Times reportó que un ministro de una iglesia, el Rev. Ronald Denton Wilson, afirmaba que su padre, Henry Clay Wilson —y no James Earl Ray— era el asesino de Martin Luther King Jr. Declaró que: "No fue una cosa racista; él pensó que Martin Luther King esaba conectado con el comunismo, y quería quitarlo del camino."

En 2004, Jesse Jackson, que se encontraba con King al momento de su muerte, dijo:
El hecho es que hubo saboteadores para interrumpir la marcha. [Y] dentro de nuestra propia organización, encontramos a una persna muy importante que estaba en la lista de pago del gobierno. Así que la infiltración interna, los saboteadores por afuera y el ataque de la prensa. …Yo nunca creeré que James Earl Ray tenía un motivo, el dinero y la movilidad para hacerlo él solo. Nuestro gobierno estaba muy involucrado para poner el escenario para ello y yo creo que la ruta de escape para James Earl Ray.