domingo, 22 de noviembre de 2009

Sandro se despertó y su estado es "muy bueno"

11:30|Respondió favorablemente a una baja en la sedación y abrió sus ojos. "Está ubicado, reconoce a la gente", señaló el director del Hospital Italiano de Mendoza, quien sostuvo que "continuamos sin ningún tipo de signo de alarma", aunque destacó que "todas las horas son difíciles en un paciente como éste".
Ateos y agnósticos, abstenerse. Los rezos y plegarias elevados por cientos de miles de "nenas" de todo el país parecen estar dando sus frutos porque el Gitano sigue dando señales de recuperación. Esta madrugada se despertó y su estado es "muy bueno", según el último parte médico.
A las 11.30 salió al encuentro de periodistas y fans que cumplen una rigurosa vigilia en las puertas del Hospital Italiano su director, el doctor Miguel Nicolás. Como si fuera Papá Noel, llegó con una bolsa cargada de buenas noticias. Sandro "se ha despertado", dijo al arrancar un mini y desprolija conferencia de prensa. "Hemos suspendido la sedación inicial de las primeras 48 horas", explicó y el Gitano respondió más que bien: "abrió sus ojos, está ubicado, reconoce a la gente, sabe dónde está y qué le pasó", lo que demuestra que "está íntegro neurológicamente".
A pesar de que Nicolás puso un manto de cautela al enorme entusiasmo cuando afirmó que "todas las horas son difíciles en un paciente como éste" que arrastra un "deterioro de años", destacó también que "continuamos sin ningún tipo de alarma, sin ningún tipo de complicaciones a la vista".
La evolución continúa "dentro de los parámetros normales" y en 48 horas, según se informó, Sandro comenzará a recibir alimentación a través de una sonda. Por el momento, continúa con asistencia respiratoria mecánica y sedado, para evitarle molestias y que pueda descansar.
Ante la consulta de si va a poder volver a cantar, el doctor Nicolás dijo que no tendría porqué haber impedimentos. Ya que ahora el popular artista cuenta con la capacidad pulmonar que le brindan los órganos jóvenes que recibió de un donante de 22 años. Y cerró con un chiste que da cuenta del optimismo reinante: "Las cuerdas vocales no se las tocamos, son las de él". Fuente: Clarín.