sábado, 25 de diciembre de 2010

Fidel Castro se nacionaliza estadounidense en Puerto Rico

Fidel Castro Sotolongo, nacido en Güines, provincia de La Habana, hace 49 años, obtuvo la nacionalidad estadounidense en un tribunal federal de Puerto Rico, lo que ha causado hilaridad por la coincidencia de nombre con el veterano líder cubano.
Fidel Castro levantó su mano derecha, dijo en voz alta su nombre -lo que provocó la risa generalizad en el tribunal- y se comprometió a cumplir con los deberes que implica su nueva ciudadanía, según recoge hoy "El Nuevo Día''.
''Es una coincidencia que resulta jocosa'', señaló Fidel Castro, que vive hace ocho años en Puerto Rico, donde está casado con Yolanda Nieves, con la que tiene una hija.
Castro Sotolongo salió de Cuba con un visado de turista para visitar Haití, desde donde llegó a Miami, ciudad en la que comenzaron los chistes y situaciones jocosas a causa de la coincidencia de nombre con el líder cubano.
Relató que las confusiones y risas son habituales en su vida, especialmente cuando es requerida su presencia en voz alta o tiene que presentar documentos.
Castro Sotolongo recuerda una anécdota que le sucedió en la localidad puertorriqueña de Guavate, cuando tras comprar un árbol le pidieron su nombre, a cuya respuesta le dijeron que si el envío era para Puerto Rico o La Habana.
Otra anécdota que recuerda Castro Sotolongo es la que sufrió cuando iba a ser multado en Puerto Rico por exceso de velocidad, lo que no ocurrió finalmente al provocar carcajadas en el policía el nombre reflejado en su documento de identificación.
''No puedo creer que le voy a poner una multa a Fidel Castro'', recuerda que dijo el agente de policía.
Castro Sotolongo asegura en la entrevista que no le gusta su nombre, razón por la que desde que llegó a Puerto Rico, en enero de 2002, se hace llamar Leo.
Aclaró que pudo haberse cambiado el nombre al convertirse en ciudadano estadounidense, pero que desistió debido a sus ya casi 50 años de edad.
Apunta que desde que llegó a territorio estadounidense está acostumbrado a las bromas, tras recordar que en una ocasión en Miami todos los agentes de inmigración del aeropuerto se le acercaron para conocer en persona a Fidel Castro.

La noticia en "El Nuevo Herald" de Miami.