miércoles, 8 de diciembre de 2010

John Lennon vive 30 años después de su muerte

NUEVA YORK--Treinta años después de su muerte prematura, tiroteado en la calle frente a su apartamento de Nueva York, John Lennon sigue siendo una leyenda cuya música y cuya ofensiva por la paz mun- dial han inspirado a generaciones de artistas.
El ex Beatle murió el 8 de diciembre de 1980 tras recibir cuatro tiros en la espalda disparados por Mark David Chapman frente al elegante edificio de apartamen- tos Dakota en Central Park West en el cual vivía junto a su segunda esposa, Yoko Ono.
Lennon acababa de celebrar sus 40 años. Ahora, todos los años, el 9 de octu- bre, el cumpleaños de Len- non, y el 8 de diciembre, los fans acuden en tropel al edificio donde Ono vive todavía para homenajear al músico nacido en Liver- pool y conmemorar su muerte.
Chapman, mental- mente inestable y quien tenía apenas 25 años, había estado rondando el apartamento de Lennon, y apenas horas antes el músico incluso había autografiado un ejemplar de su último disco, "Double Fantasy'', para el hom- bre que acabaría matán- dolo.
Chapman se declaró finalmente culpable de asesinato y recibió una condena de 20 años a cadena perpetua. Permanece en la cárcel de Attica, al norte de Nueva York, y su solicitud de libertad condicional le ha sido denegada seis veces. Ono también se opuso a que fuera puesto en libertad, ya que teme por su seguridad y la de su hijo Sean Lennon, quien ahora tiene 35 años.
Pero el poderoso legado de Lennon continúa vivo, grabado inextricablemente en la vida cotidiana de la gente en todo el mundo.
Desde la esquina de Central Park llamada ‘‘Strawberry Fields'' en honor a uno de los memorables éxitos de los Beatles hasta un mosaico que lleva la inscripción "Imagine'', una de las canciones más distintivas de Lennon, la huella del legendario artista británico está en todas partes.
Liverpool --la ciudad natal de los Beatles-- llegó a rebautizar su aeropuerto para honrar a uno de sus héroes más famosos.
Meses atrás, Ono participó en unas celebraciones en Islandia para marcar lo que hubiera sido el cumpleaños 70 de Lennon, aunque dijo que a él nunca le había gustado marcar el paso del tiempo.
"En su último cumpleaños, él me dijo: ‘No puedo creer que voy a cumplir los 40'. No creo que a él le gustó esa parte'', dijo Ono al periódico The Times.
"Yo no pienso en él como de 70 años. El siempre fue uno de esos hombres que siempre andan por ahí, con mucha, mucha energía, y para mí sigue siendo así''.
Robert Thompson, profesor de Cultura Popular de la Universidad de Syracuse, dijo que Lennon ‘‘murió joven, como Elvis Presley''.
"Aunque la cima de su influencia musical ya había pasado, en ambos casos, se convirtieron inmediatamente en leyendas'', dijo Thompson a AFP.
"Lennon también era una figura política, y con su aspecto, el cabello, los espejuelos, su manera de vivir, él simbolizó el zeitgeist (espíritu) de su momento''.
Ono se ha esforzado mucho por inmortalizar a Lennon y mantener vivo su legado.
"Lennon murió, pero Yoko Ono no. Ella pasó a ser una brasa de ese fuego'', dijo Thompson, quien agregó que la inter- vención de Ono ha sido complicada, y los críticos la acusan de aprovecharse del talento de Lennon.
La muerte de Lennon marcó el final de una época, y él ha quedado para siempre en la memoria como el músico de cabellos revueltos, con sus característicos espejuelos redondos.